miércoles, 8 de marzo de 2006

Las hormonas del miedo

El miedo es el motor del deportista. Este es el título de un post de Martí hace unos días en su blog. Martí argumenta que “el miedo es el motor que mueve los músculos…” Dice también: “El miedo te da alas (…) hace volar”. Lo sabe porque ha sido deportista y porque ha tenido miedo. A veces, mucho miedo: miedo a perder, a que le quitaran un récord, a hacer el ridículo, a dejar de ser el gran campeón. Y sabe también que cuánto más miedo ha tenido, más alto ha saltado y mejor ha competido.

La explicación a este fenómeno tiene una base fisiológica.

La competición genera una situación de tensión, miedo, incertidumbre, ansiedad, inseguridad… Es decir, genera estrés. El organismo reacciona ante este estrés preparándose tanto física como mentalmente para combatirlo.

Lo hace con la implicación del sistema nervioso autónomo y endocrino, mediante la segregación de una serie de sustancias y hormonas, como las catecolaminas (llamadas también “hormonas del miedo”) o la adrenalina, entre otras.
Estas sustancias desencadenan una serie de reacciones que afectan a casi todos los órganos y funciones de nuestro cuerpo: sistema nervioso, sistema circulatorio, sistema hormonal, sistema digestivo, función cerebral y función muscular, etc.

De esta forma, la mente se pone en alerta, los sentidos se agudizan, el corazón late más fuerte, disminuyen los dolores, los músculos reciben mayor riego sanguíneo, los pulmones se dilatan, aumenta la transpiración y todo el cuerpo se encuentra preparado para la acción.

Se produce el mismo fenómeno cuando nos encontramos ante una situación de peligro. Por ejemplo: en una calle oscura ante la amenaza de un agresor, durante un incendio, o cuando nuestro hijo se escapa y está a punto de cruzar una calle. Ante este tipo de situaciones, todo nuestro cuerpo se pone en alerta y en este momento gracias a las “hormonas del miedo” somos capaces de responder con rapidez y salvar el peligro. Muchas personas en situaciones límite han desarrollado una fuerza descomunal y unas habilidades insospechadas para hacer frente al peligro.

Al deportista le ocurre exactamente lo mismo y por eso casi siempre las grandes gestas se producen frente a los retos más importantes y ante las situaciones de mayor rivalidad y confrontación.


CAGARSE DE MIEDO

La expresión “cagarse de miedo” viene precisamente de una respuesta de nuestro organismo ante el miedo. Es una reacción fisiológica ancestral que permite huir más rápido del peligro, eliminando peso de nuestro cuerpo. Es frecuente verlo en los animales cuando sienten la amenaza de otros más peligrosos. Y lo vemos también en los niños pequeños cuando se hacen encima sus necesidades, por ejemplo, al aprender a nadar.

Unos de los síntomas más típicos pre-competitivos es precisamente ir varias veces al WC con ligeros síntomas de diarrea. Es algo que le pasa a la inmensa mayoría de los deportistas antes de una gran competición. No pasa nada. Es un trastorno pasajero y casi siempre suele ser un buen síntoma.


En la foto, puede verse a Maurice Green, campeón olímpico y ex-recordman mundial de los 100 metros lisos. Antes de la competición, “Mo” se comporta como una auténtica fiera acorralada. Y huye, explotando, con el disparo salida.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto pasa solo en ejercicios fisicos o a nivel intelectual tambien : conferencia en publico , examenes , estreno de una obra de teatro , y en ese caso se puede combatir o hay que sufrir el momento sin darle mas importancia ?

ALBERT

Sito dijo...

Yo creo que eso no sólo pasa en el deporte. Esa ligera diarrea a mí me ocurre cuando tengo una entrevista de trabajo importante, cuando tengo que hablar en público, cuando, en definitiva, tengo una cita a la que yo le doy mucha importancia. A veces sólo se me revuelve el estómago. Yo supongo que depende de cada uno, pero a mí los nervios se me concentran en la barriga.

En realidad, como le contesté, a Martí, yo creía que eran los nervios los que te hacían trabajar mejor, pero en realidad los nervios son una manifestación del miedo.

Por eso, y no me cansaré de repetirlo, estoy maravillado con Frank Rijkaard, un tipo que está envuelto en un mundo de presiones y tensiones, en un club al que se le exige lo máximo, y nunca pierde la compostura (salvo cuando celebra los goles). Puede que sea su carácter, pero no es normal ese autocontrol. ¿Tu crees Lola, que este hombre practica ejercicios para mantener la paciencia? A veces sospecho que debe seguir la filosofía zen o algo así.

Sito dijo...

Perdón, he dicho Lola y es Loles.

alfons dijo...

Hola Loles, te pregunto si puede ocurrir totalmente lo contrario, es decir que el miedo te llegue casi a paralizar y no sepas reaccionar ante según que situaciones.

Loles Vives dijo...

@sito
La verdad es que la flema de Rijkaard a veces resulta incomprensible. Y admirable ¡¡¡ Pero me inclino más por pensar que es su forma de ser, su carácter. De todas formas, habría que preguntarle si hace ejercicios de autocontrol.

@alfons creator
Por supuesto que el miedo puede llegar a paralizarte e incluso dejarte en una posición de sumisión frente a un ser o una situación excesivamente dominante.

De forma simple, el miedo es una reacción de protección por parte del organismo. La reacción más habitual es el ataque o la huida. Pero si el miedo (o estrés) se prolonga mucho en el tiempo o el individuo es una persona muy insegura o tiene un escaso dominio de su equilibrio emocional o escasas habilidades motoras, puede producirse como tu dices la paralización o incapacidad de respuesta.

También depende de la situación concreta en que se produce.

Y muchas gracias por tu comment. Tengo poquitos y se agradecen

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it »

Anónimo dijo...

Keep up the good work » » »

Anónimo dijo...

Best regards from NY! »

La Duquesa Mermelada dijo...

guauuuuuuu cagarse de miedo, qué animales que somos y qué alejados estamos de la animalidad, al mismo tiempo!
increíble! Muy bueno todo!